La frescura es una de las señas de identidad de las flores que usamos. Cada una de nuestras flores están colocadas con una intención y para conseguir una sensación especial y diferente.